Mi RobotX

RobotX nace en el Hospital de La Paz de Madrid

RobotX nace en el Hospital de La Paz de Madrid

RobotX nace en el Hospital de La Paz de Madrid

Mural Hosptial La Paz MiRobotX MariaJCuesta

Mural Hospital La Paz

Hemos estado una semana entera pintando, pero el mural ya está terminado. El artista americano Gary Hirsch y la artista española Maria Jesús Cuesta, han estado trabajando sin descanso en el hall del hospital Materno Infantil de La Paz en Madrid.

Durante estos días, ocurrieron un montón de historias. Dejadnos que os contemos algunas de ellas.

 

Donacion Sangre La Paz

Donacion Sangre La Paz

 

Las chicas de donación de sangre siguieron de cerca todo el proceso y bautizarón a una de las robots como “Marichu”. En nombre de Silvia y Marichu, os pedimos por favor, que vayáis a donar sangre y que vayáis a hacerlo a La Paz. Os atenderán fenomenal, y ¡el hospital necesita sangre!

 

Fernando y MariaJCuesta Hospital La Paz

Fernando y MariaJCuesta Hospital La Paz

 

Este es Fernando, responsable de pintura en La Paz (de la de brocha gorda y rodillo). A pesar de estar desbordadillo de trabajo, nos ayudó en todo momento. Con el material, con la ropa, con la comida!!! Es un sol. Con razón le conoce y le adora todo el hospital.
Los electricistas también nos dejaron una de sus escaleras que más aprecian. Gracias! Os la cuidamos como nos pedisteis. 🙂

Tuvimos varios niños que vinieron a pintar. Una peque a la que operaron el segundo día, varios niños que vinieron a consultas y también pusieron su “granito de pintura” en el mural. Las bases de este robot fueron pintadas por niños.

lapaz1 lapaz5 lapaz4 lapaz3 lapaz8

MiRobotX La Paz Hospital

 

 

 

 

 

También algunos adultos espontáneos se animaron a coger los pinceles. Gracias!!!

Tuvimos asesores, como Asun, una auxiliar que se aseguró de que todos los robots lucieran grandes sonrisas y varios de ellos 3 ojos.

MiRobotX MariaJCuesta

MiRobotX

Y no nos faltaron ánimos de médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, técnicos, limpiadores, pacientes, padres, etc. etc. etc. etc.
Muchos niños se sorprendieron de que pintásemos UNA PARED! Especialmente un niño le decía muy indignado a su madre. “Están pintando LA PARED!”. La madre le respondió: “Ya, pero tienen permiso, ¿qué bonito, verdad?”, pero el niño respondía: “Pero están pintando en LA PARED, mamá. Pintan ¡¡EN LA PARED!!”.

Fue una gozada formar parte de esa pared y escuchar lo que ella escucha cada día.
Por cierto, si os preguntáis por la frases que más escuchamos fue: “¡Mira! ¡Están pintando!”, seguida por “¡Qué bonito!”, “¡Qué chulo!”…

Y luego todo el mundo intentando averiguar qué era aquello que pintábamos. Desde “un champiñón”, que nos generó horas de risas, hasta robots, marcianos, muñecos, bichos…

Por último, fueron realmente sorprendentes las respuestas a las preguntas pintadas en nuestros robots.
A la pregunta “¿Quién te ayuda a ser valiente?” todos los niños sin excepción contestaron: “Nadie”, “Yo solo”, “Yo mismo”, y respuestas similares.
A la misma pregunta, todos los adultos contestaron otras respuestas, ninguna igual a las de los niños: “mi familia”, “mi marido”, “Dios”, “el Señor”, “los médicos”, “todo el mundo”…
Curioso… para reflexionar… tiene pinta de que la valentía es algo que se pierde con los años…

Por último, nuestro recuerdo y energía para esos dos padres que tenían niños en la UVI-UCI en situación MUY grave, y que ni se percataron de nuestra presencia allí, pegados a la pared. Sufrimos un poco escuchando sus conversaciones telefónicas contando a familiares y amigos lo que estaba sucediendo. Espero que todo haya ido bien.

A todos, los que trabajan en La Paz, a los visitantes temporales o esporádicos, muchísimas gracias por unos días divertidos, intensos, emocionantes, retadores, y siempre llenos de sonrisas.
Esperamos que estos sonrientes robots, contagien alguna sonrisa más a quien pase por delante, y que su fuerza y su magia (porque estos robots son mágicos) llegue hasta la UCI que está al lado de esa pared, cada día.